lunes, 22 de octubre de 2012

¿Acabará el iPad mini con la competencia?


En busca de mejorar sus opciones de hacer caja en el siempre lucrativo último trimestre del año, Apple, Microsoft y Google ultiman las presentaciones de nuevos productos, muchos de ellos tabletas informáticas, que verán la luz en los próximos siete días.


El primero en tomar la palabra será Apple el martes 23 en San José (California) con su rumoreado iPad mini o iPad Air, un dispositivo que según todas las previsiones tendrá una pantalla de 7 pulgadas, dos menos que el iPad, será más ligero y de menor grosor, y se acercará al precio de los referentes en la gama baja de tabletas.

Se especula que Apple pondrá a la venta su iPad pequeño por 299 dólares, 100 más que Kindle Fire de Amazon y Nexus 7 de Google, pero 200 menos que el último iPad.

Todo apunta a que el iPad mini tendrá menos prestaciones que su hermano mayor, aunque con él Apple se abrirá a un nicho de mercado donde los consumidores buscan dispositivos más manejables y económicos para jugar, leer y ver vídeo, pero sin renunciar a las características básicas de las tabletas más avanzadas.

Se espera que Apple anuncie alguna novedad respecto a sus ordenadores Mac, como un modelo de portátil MacBook Pro de 13 pulgadas con resolución de pantalla "retina display", o incluso un iMac de menor tamaño del que comercializa actualmente.

Más clara parece la agenda de Microsoft que el jueves 25 presentará oficialmente en Nueva York su esperado sistema operativo Windows 8, así como la anticipada tableta Surface. Ambos productos se pondrán a la venta el viernes 26 de octubre.

Microsoft espera asestar un golpe doble al sector tecnológico con dos apuestas dirigidas a posicionar al gigante informático en el negocio de los dispositivos móviles en el que Apple y Google le han tomado la delantera.

Windows 8 es considerado el mayor rediseño de Windows desde Windows 95, con un software adaptado a las tecnologías de pantallas táctiles y aplicaciones pero que no renuncia a conservar las funcionalidades tradicionales del sistema operativo, así como sus programas de escritorio, al tiempo que incorpora Skype en su estructura.

Está previsto que Windows 8 funcione tanto en tabletas como en ordenadores personales convencionales, si bien Microsoft ha preferido echar mano de Windows RT, menos compatible que Windows 8, para lanzar Surface.

Esa tableta de pantalla táctil de 10,6 pulgadas costará 499 dólares en su versión más económica, lo mismo que el iPad, contará con puertos USB, microSD, vídeo HD, 8 horas de batería y un mínimo de 32 GB, aunque carecerá de posibilidad de conexión 3G.

El día 29, Microsoft convocó nuevamente a la prensa, esta vez en San Francisco, para dar a conocer su nueva gama de teléfonos inteligentes Windows Phone 8 que tienen como estandartes un modelo de HTC con conexión 4G LTE que se puede encargar ya en EE.UU. por 100 dólares y dos años de contrato con AT&T y el Nokia Lumia 920, también con 4G.

Esa misma jornada en Nueva York, Google presumiblemente responderá al supuesto iPad mini con una versión más grande de su Nexus 7, según los analistas. El nuevo modelo, según los pronósticos, tendrá un tamaño similar al iPad, en torno a 10 pulgadas, y habría sido fabricado por Samsung.

Además, se espera que Google lance una tableta Nexus 7 con conexión a redes de telefonía (hasta ahora solo funciona con Wi-fi) y es previsible que muestre un teléfono Nexus de la compañía LG, así como una actualización de su sistema operativo Android.

jueves, 18 de octubre de 2012

GOOGLE ABRE SU MUNDO INTERIOR.



Esos almacenes de información de alta seguridad, celosos de su intimidad como un convento de clausura, se exhiben desde ayer a través de su página web (Google centros de datos) donde los cables, los chips y los sistemas de ventilación se exponen a todo color y en formato interactivo.

El inusual gesto de la empresa, primera del sector en ofrecer un detallado “tour” virtual por sus “tripas” tecnológicas, responde a un “paso más” de Google hacia la transparencia de sus centros de datos, según explicó un portavoz de la empresa a Efe.

Bien es cierto que esta decisión llegó en un momento en el que la compañía está sumida en un cambio de ciclo operativo de sus instalaciones.

El ingeniero Urs Hölzle, uno de los responsables de los centros de datos de Google, constató en una entrevista para la revista Wired que la empresa tiene en marcha un plan para transformar “el diseño, la velocidad de puesta en funcionamiento y la flexibilidad de los centros de datos y sus estructuras de ordenadores en red”. Más allá de eso, Hölzle guardó silencio.“Quiero que otros pongan su propia sangre, sudor y lágrimas en hacer los mismos descubrimientos”, comentó el técnico, quien en un comunicado insistió en que “la privacidad y la seguridad” son la “principal prioridad” de Google.
 A pesar de esa aparente obsolescencia, las imágenes que ha desvelado Google resultan novedosas dado lo exclusivo que ha sido hasta ahora el acceso a este tipo de infraestructuras que conforman lo que se llama “la nube” y a las que millones de ciudadanos y empresas confían su privacidad sin pensarlo dos veces.

“Muy poca gente ha entrado dentro de un centro de datos de Google”, apuntó Hölzle quien insistió en que mantienen las instalaciones bajo “estrecha vigilancia”, aunque eso no ha impedido que desde 2008 Google comparta los diseños de sus centros de datos y sus fórmulas de eficiencia energética.

Estas infraestructuras, cada vez más requeridas a medida que crece ese ciberespacio que es la “nube”, consumen en torno al 1.5 por ciento de la energía mundial porque requieren una gran cantidad de electricidad para sus ordenadores y los sistemas de refrigeración.

Desde que Google se constituyó como empresa en 1998, ha instalado más de un millón de servidores (rebasó esa marca en 2008). Solo en el centro de datos de Lenoir, en Carolina del Norte, hay actualmente casi 50,000 servidores operativos.